¿Por qué leer La Odisea y La Ilíada?


Para contestar esta pregunta es necesario reconocer el valor que estos textos tienen a nivel artístico; ambos textos son obras maestras de la literatura universal, no solo porque en ellos se fundamenta la literatura a lo largo de la historia, sino también porque éstos alcanzan una perfección a nivel estético insuperable.
Ambas obras representan la cosmovisión del mundo griego. Sin embargo, las sociedades se han visto reflejadas de algún modo en los cantos épicos de Homero. Esto indica que son obras que trascienden el nivel temporal, es decir que superan la condición de inmediatez para convertirse en elementos constantemente presentes en la formación cultural de las sociedades.
A nivel estético La Ilíada y La Odisea manifiestan una pulcritud en el tratamiento del lenguaje poético. Se puede percibir una búsqueda constante de la belleza en cada palabra y, sobre todo, en cada imagen construida por medio de las figuras literarias. Homero hace un trabajo impresionantemente meticuloso al realizar etopeyas, ya que describe con sutileza y, al mismo tiempo, con seguridad a cada personaje en ambas obras. Un ejemplo de ello es la cuidadosa presentación del personaje de Aquiles en La Ilíada, a quien podemos conocer por medio de sus acciones que lo identifican como un hombre digno y muy altivo que casi siempre tiene perfecto control de sus actos. Así mismo el personaje de Ulises es tratado con una maestría ejemplar en La Odisea, a través de Odiseo (o Ulises) se le permite al lector un mayor acercamiento hacia la figura del héroe: éste ya no es un héroe que lucha contra terribles enemigos y representa el honor de una nación, es un héroe que privilegia el retorno al hogar, a la pertenencia algún lugar. El acercamiento con el lector se da a ese nivel, es un ser humano como cualquier otro, que añora a su patria más que cualquier gloria o fama. En la odisea se nos presenta la figura de un rey tan humilde y rico de espíritu que soporta todo tipo de humillaciones con tal de retornar a su patria; sin embargo, la figura noble de Odiseo siempre está presente: es un héroe y se comporta como tal.

Finalmente, es necesario leer estos dos textos, porque forman parte de las bases éticas y culturales de la cultura occidental actual, a la que pertenecemos. Por medio de estos textos podemos reconocernos y reencontrarnos con nuestra esencia humana, que se basa en la búsqueda de la belleza. Estos son de aquellos libros que trascienden el tiempo e incluso el espacio, ya que son representativos de una gran cultura, cuyas concepciones del mundo siguen vigentes en la actualidad.

5 comentarios: